Recomendaciones

Los pacientes con AR tienen que afrontar numerosas dificultades, pero es muy importante tener en cuenta que a la Artritis Reumatoide se la puede mantener a raya.

Aunque es el Reumatólogo quien mejor puede orientar sobre cómo convivir con la Artritis Reumatoide, daremos aquí algunas recomendaciones que pueden ser de mucha utilidad en el día a día.

1
Presta atención a cualquier dolor persistente (de más de 15 días) en las articulaciones, y a los síntomas antes descritos. Ante la duda, acude sin demora a tu médico de cabecera o Reumatólogo.
2
Una alimentación rica en vitamina C y antioxidantes beneficia a tus articulaciones y ayuda a tu bienestar general.
3
Enfrentarse a situaciones desagradables con una actitud relajada evita aumentar la rigidez y tensión en las articulaciones. Es conveniente destinar 30 minutos diarios a ejercicios de relajación.
4
Las tareas y movimientos rutinarios y repetitivos no favorecen la movilidad de todas las articulaciones por lo que debes intentar combinar distintos tipos de movimiento articular.
1
Es fundamental que solicites a tu Reumatólogo toda la información sobre la AR. Un paciente bien informado es un aliado para el especialista pero cuidado con buscar información a través de fuentes no contrastadas científicamente.
2
Consulta con tu Reumatólogo los distintos tratamientos para mitigar el desarrollo de la enfermedad y valorar cuál se adecúa mejor a tus necesidades médicas. Por ejemplo, la aparición en los últimos 20 años de fármacos biológicos ha mejorado considerablemente el tratamiento de los pacientes, pero sólo el especialista está legitimado para prescribirte el tratamiento.
3
En caso de notar rigidez o agarrotamiento (especialmente por la mañana), es recomendable empezar el día con un baño o ducha caliente.
4
Un gran aliado es el descanso nocturno (al menos 8 horas) y es aconsejable utilizar un tipo de almohada que sujete el cuello y los hombros.
5
Es importante que desde el primer momento compartas con tu entorno (familiares, compañeros de trabajo, amigos) cómo te sientes. El hecho de explicarlo permitirá que comprendan mejor tu situación y eso puede ayudarte a enfrentarte y a convivir con la AR de forma normalizada y positiva. Nadie puede sentirlo ni explicarlo como tú.
1
Para controlar el dolor destina 30 minutos al día a relajarte. Cuando aparezca un brote de dolor, respira relajadamente y con consciencia del movimiento interior de tu cuerpo al respirar. Al cabo de unos 5 minutos, desvía la mente hacia una situación placentera que hayas vivido y fíjate en cada detalle de tu imagen mental.
2
Practica ejercicios muy suavemente. Lectura recomendada: McKAY, Matthew y FANNING, Patrick. “Técnicas de relajación diaria”. Colección El Árbol de la Vida. Ediciones Oniro, 2010.
3
El control del peso y una dieta personalizada (rica en fibra, ácidos grasos Omega 3, alimentos antiinflamatorios como el ajo) pueden contribuir a aliviar los efectos de la enfermedad. Consulta a un especialista para que te diseñe una dieta apropiada.
4
Acude a sesiones de terapia y a las asociaciones de pacientes para compartir tu experiencia y la de otros pacientes

Consulta aquí la Guía editada por la Sociedad Española de Reumatología

Sanofi Genzyme y Regeneron están comprometidas en proveer recursos para mejorar la comprensión de la patogénesis de la artritis reumatoide, e investigar en las necesidades no cubiertas de los pacientes que sufren esta enfermedad
Esta web está diseñada para residentes en España. El contenido que se proporciona es información general. En ningún caso debe sustituir ni la consulta, ni el tratamiento, ni las recomendaciones de tu médico.
©2017 Sanofi-aventis S.A.
Todos los derechos reservados
Última actualización – 10/18
GZES.GZ.17.10.0340

 

SÍGUENOS EN:    

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies