Logo Sanofi

Consejos prácticos en medios de transporte

Artritis Reumatoide

Los medios de transporte son un aspecto esencial en la sociedad, ya que facilitan la movilidad de las personas. Sin embargo, en algunas ocasiones el hacer uso del metro, los autobuses o taxis suele ser una tarea difícil para las personas con artritis reumatoide.

Por otro lado, es probable que las personas que padecen esta enfermedad y cuentan con un vehículo propio deban realizar algunas modificaciones a su coche para trasladarse con seguridad.

En definitiva, quienes necesitan desplazarse o viajar con artritis deben tener en cuenta algunos aspectos relevantes que mencionaremos a continuación.

Medios de transporte y Artritis Reumatoide

La Directiva Europea 2001/85/CE ha elaborado algunas normas que tienen como objetivo facilitar el uso del transporte público a las personas con movilidad reducida.

Consejos para viajar

Las personas con AR que tienen su propio vehículo pueden tener en cuenta algunos de los siguientes consejos, que les permitirán trasladarse con mayor seguridad y comodidad.

  • Las personas que han perdido parte de la movilidad en las piernas, pueden modificar los pedales.
  • En el caso del volante, se pueden utilizar perillas integradas al volante. Esto con la finalidad de reducir el movimiento en las articulaciones de las manos y muñecas.
  • Asimismo, se pueden instalar retrovisores adicionales para reducir al mínimo los movimientos de cabeza y cuello.
  • Modificar asientos o hacer uso de cojines puede favorecer la comodidad de las personas con artritis reumatoide.

Teniendo en cuenta alguno de estos consejos, la seguridad puede mejorar de forma considerable en el momento de desplazarse. Sin embargo, ¿qué ocurre con la movilidad en medios de transporte público?

Viajar en transporte público

No todos los transportes públicos están adaptados para que las personas con artritis puedan viajar cómodamente. Por ejemplo, subir o bajar las escaleras de acceso al metro o de otro medio de transporte puede ser un reto complicado.

Una persona con artritis reumatoide tiene el derecho de hacer uso de los asientos reservados para personas con movilidad reducida. Sin embargo, debido a que la visibilidad de esta enfermedad no siempre es notoria, algunas personas suelen no tener la mejor disposición de ceder su puesto en el transporte público; algo que puede generar situaciones incómodas.

Cabe destacar que la accesibilidad, en términos generales, hace referencia a que las personas con disparidades o minusvalía puedan tener acceso al transporte público sin limitaciones.

Normativa europea

Por otro lado, la Directiva Europea 2001/85/CE hace énfasis en las normativas locales que se deben aplicar en el transporte público. Dichas normativas van dirigidas a las personas con movilidad reducida; por supuesto, esto aplica para las personas que sufren de artritis reumatoide.

La accesibilidad en España

En España se comenzaron a hacer avances en el tema de la accesibilidad en el transporte público en la década de los ochenta con la aprobación de la Ley de Integración Social del Minusválido (1982). Especialmente a partir del año 2000 fue cuando se empezó a trabajar la importancia sobre la accesibilidad entre las diferentes comunidades autónomas, en cuanto al uso del transporte público.

Por otro lado, en algunos casos existen normas obligatorias respecto al material móvil. Estas tienen como finalidad facilitar el acceso al transporte público a las personas con movilidad reducida. Estas normas de origen técnico representan una gran ayuda para las personas con artritis que desean viajar. Es importante mencionar que las normas también hacen hincapié en el tipo de suelo para los autobuses, los asientos reservados, los mecanismos de aperturas de las puertas, entre otras.

Las mejoras en los medios de transporte, un camino por recorrer en la AR

De acuerdo a lo previamente mencionado, se puede decir que los avances en materia de accesibilidad en el transporte público para las personas con artritis han sido progresivos desde entonces. No obstante, queda mucho por hacer, ya que también deben hacer frente a otros problemas. Estos están relacionados con la comodidad, la rapidez, seguridad y autonomía al momento de desplazarse.

En muchas estaciones de transporte público se han realizado cambios en los niveles de acceso a los vehículos; pero falta mejorar otros aspectos como el uso de elementos de señalización para personas con AR.

Otro aspecto que puede mejorar de forma considerable es el trato adecuado hacia las personas que padecen la enfermedad por parte del personal de transporte público.

La realidad de los medios de transporte

Quienes sufren de artritis reumatoide también se enfrentan a las largas distancias que deben recorrer y a la falta de comprensión hacia ellos. Un problema que persiste actualmente, es la falta de plazas de aparcamiento reservadas para personas con movilidad reducida. Esto en muchas ocasiones puede afectar a su movilidad.

Sin embargo, cabe destacar un aspecto positivo en los avances que se han hecho a lo largo de los años. Por ejemplo, el artículo nueve de la Constitución Española es muy claro. Este exige a los poderes públicos que garantice el máximo bienestar de vida a todos los ciudadanos. De igual manera, en el artículo cuarenta y nueve se hace una consideración a los ciudadanos que viven con algún tipo de discapacidad, ya sea esta psíquica, física o sensorial.

Por último, la regulación jurídica de accesibilidad también recoge en el artículo 148.1.3° y 20° que las Comunidades Autónomas deben garantizar la accesibilidad de los ciudadanos con movilidad reducida a las ciudades y edificaciones. Además, está incluido el transporte público, así como la comunicación.

Sin duda alguna hacer uso de los medios de transporte al tener artritis reumatoide no es una tarea sencilla. Sin embargo, actualmente se continúa trabajando para mejorar la movilidad de estas personas.

Si deseas conocer más sobre la artritis reumatoide te invitamos a que visites nuestra página web.

 

MAT-ES-2102374/v1/Julio2021