Logo Sanofi

Consejos para cuidar tu salud sexual

Sexualidad

La salud sexual es parte integral del bienestar y la calidad de vida ya que es una necesidad básica para las personas. Además, es importante destacar que una sexualidad satisfactoria no está reservada solo para personas jóvenes, sanas y en forma. Sin embargo, es fundamental contar con una buena salud para tener una vida sexual saludable. Una vida sexual satisfactoria puede ayudar al cuerpo a liberar el estrés, mejorar la presión arterial y favorecer la actividad respiratoria y cardiovascular. Este artículo mencionaremos algunos consejos que te pueden ayudar a cuidar tu salud sexual y por lo tanto tu salud a nivel general. Continua leyendo y descubre las recomendaciones que tenemos para ti.

La salud sexual como parte de nuestra salud integral

La salud sexual no puede verse como algo aislado; forma parte de nuestra salud general, tanto en el aspecto físico como en el emocional. Las relaciones de pareja y una sexualidad saludable pueden influir en tus capacidades físicas y psicológicas porque la salud sexual puede afectar a tu estado de ánimo. Actualmente, cada vez más personas, a menudo más jóvenes, tienen problemas para mantener una buena condición sexual. Esto puede deberse a factores alimenticios o al estilo de vida. Por esta razón, para mantener una buena vida sexual es fundamental disfrutar de una vida saludable en todos los aspectos

¿Cómo mantener una vida sexual sana?

Hay varias formas en que puedes mejorar tu salud sexual. Para ello es necesario crear y mantener algunos hábitos de vida saludable. Sigue estos consejos para mantener tu vida sexual sana:

Practica ejercicios regularmente

La práctica de ejercicios físicos de forma regular resulta muy beneficiosa para tener una vida sexual sana porque la actividad física te ayuda a mantener una buena condición física, fortalece los músculos y activa la circulación sanguínea. Ejercitarse de forma regular mejora, no solo la salud física, también mejora notablemente la salud mental y la autoestima. Además, en algunas ocasiones practicar ejercicio contribuye a mantener el buen humor y este aspecto puede ayudar a aumentar el deseo sexual.

Limita el consumo de alcohol y tabaco

El alcohol y el tabaco son dos factores que pueden afectar de forma considerable la salud sexual, mental y física de las personas. El alcohol inhibe el sistema nervioso central y aunque inicialmente puede generar un estado de euforia y apetito sexual, también retarda la respuesta a los estímulos dificultando en gran medida la excitación y disfrute sexual. Por otro lado, el tabaco es uno de los grandes responsables de la disfunción eréctil ya que afecta los vasos sanguíneos impidiendo la correcta irrigación de los órganos sexuales. Para conservar una buena salud sexual, mental y física, es importante evitar o disminuir el consumo de alcohol y tabaco.

Las nueces

Dentro del grupo de frutos secos, las nueces tienen un contenido moderado de vitamina D. Adicionalmente, estos frutos son claves para mantener en buen estado las membranas celulares. Este factor es algo vital para las personas que padecen enfermedades como la artritis reumatoide. Además, también es importante destacar que las nueces tienen un poder saciante que encaja perfectamente dentro de una alimentación saludable.

Cuida tu salud mental

El estrés afecta negativamente tu salud sexual y bienestar, así como tu capacidad para actuar y asumir desafíos. Experimentar niveles altos de estrés no solo puede causar problemas de erección, sino que también desalienta las relaciones sexuales. Con frecuencia, cuando el organismo experimenta un estado de estrés, la falta de sueño suele ser común y este aspecto contribuye a la fatiga y, por lo tanto, al debilitamiento del deseo sexual. Cuidar un sueño regular y saludable puede mejorar significativamente la eficiencia de todo el cuerpo. La falta de descanso afecta la salud mental, disminuye la energía y la voluntad de realizar actividades físicas. Por este motivo, es importante cuidar la salud mental y evitar las situaciones estresantes, de esta forma también se estará cuidando la salud sexual.

Cuida tu peso

Si el organismo experimenta un estado de obesidad o sobrepeso, tiene mayor riesgo de sufrir colesterol alto o diabetes. Ambas condiciones afectan directamente la salud sexual. Es por ello que debes procurar mantener un peso acorde a tu tamaño y edad, así es menos probable que padezcas enfermedades asociadas a trastornos sexuales. Mantener un peso adecuado te ayudará a sentirte mejor contigo mismo. Además, podrás experimentar una mayor autoestima y, por consiguiente, esto favorecerá el tener una vida sexual más satisfactoria.

Efectos de una buena salud sexual

Una buena salud sexual ayuda al cuerpo a liberar el estrés, mejorar la presión arterial, promover la actividad respiratoria y cardiovascular.

Pero no solo la buena salud sexual brinda beneficios a tu organismo. Una sexualidad saludable puede ayudarte a experimentar una feliz vida en pareja. En las relaciones de pareja, la sexualidad brinda cercanía interpersonal, intimidad, conexión y seguridad. Por este motivo, se considera que una vida sexual satisfactoria es beneficiosa para la salud.

MAT-ES-2102882/v1/Septiembre2021