Logo Sanofi

7 trucos para dormir mejor con la AR

Artritis Reumatoide

En este post queremos dar al sueño y al descanso el protagonismo que se merece entre los hábitos saludables más importantes para cuidarte y minimizar los efectos de la AR.

Comienza con estos consejos simples para ayudarte a descansar y conciliar el sueño para que puedas mejorar tu calidad de vida.

Cuida tus ciclos de sueño

  • Las horas de sueño recomendadas para un adulto son por lo menos siete horas. Acostarse y levantarse a la misma hora todos los días e intentar que la diferencia de horarios con el fin de semana no sea superior a 1 hora reforzará tu ciclo de sueño-vigilia del organismo. Si no consigue conciliar el sueño después de 20 minutos en la cama, sal del dormitorio y haz una actividad relajante como leer o escuchar música relajante. Regresa a la cama cuando te notes cansado y repite este procedimiento las veces que necesites.

Cuidado con lo que cenas y bebes antes de dormir

  • Evita ir a dormir con hambre o sintiéndote lleno. Es importante evitar comidas abundantes antes de ir a dormir. No tomes bebidas estimulantes que puedan alterar la calidad del sueño ya que sus efectos pueden tardar varias horas en desaparecer.

Crea un entorno relajado

  • Evita el uso prolongado de pantallas que emiten luz justo antes de dormir, es mejor aparcar el televisor o el teléfono y elegir un libro. Intenta que la habitación sea un entorno relajado y evita la exposición a la luz, ruidos o temperaturas excesivas. Puedes considerar reacondicionar tu dormitorio para lograr el entorno adecuado con cortinas para oscurecer la habitación, tapones para los oídos, un ventilador u otros dispositivos para crear un ambiente que se adapte a tus necesidades. También puedes hacer actividades relajantes antes de la hora de acostarte, como tomar un baño o usar técnicas de relajación, puede promover un mejor sueño.

No hagas la siesta

  • Las siestas largas durante el día pueden interferir en el sueño nocturno. Si optarás por dormir una siesta, no superes los 30 minutos ni la hagas al final de la tarde.

Incorpora la actividad física a tu rutina diaria

  • La actividad física regular ayuda a dormir mejor. Sin embargo, evita el exceso de actividad cerca de la hora de acostarte.
    También puede ser útil pasar tiempo al aire libre todos los días.

Aprende a controlar el estrés

  • Intenta resolver tus preocupaciones o inquietudes antes de irte a dormir. Toma nota de lo que piensas y déjalo para el día siguiente. El manejo del estrés puede ayudarte. Comienza con los conceptos básicos, como organizarte, establecer prioridades y delegar tareas. La meditación también puede aliviar la ansiedad.

Apóyate en los profesionales

  • Casi todas las personas tienen una noche de insomnio de vez en cuando; sin embargo, si sueles tener problemas para dormir, comunícate con el médico. Identificar y tratar las causas de fondo puede ser útil para que puedas lograr el descanso que mereces.

MAT-ES-2101191/v1/Abril2021